UN COÑAC DE REYES

LOUIS XIII es una bebida que resguarda un siglo de tradición y sabor. Su creación se dio de forma fortuita en el año de 1874 en la casa Rémy Martin con el conocimiento y la pasión de tres maestros bodegueros que convirtieron este coñac en una insignia vínculo entre el pasado y el futuro.

Su nombre es un homenaje al rey de Francia Louis XIII en cuyo reinado la familia Rémy Martin se estableció en la región de Cognac. Fue este monarca, el primero en colocar a esta bebida en un nivel excepcional.

Un detalle emblemático de este codiciado coñac son las curvas del decantador, las cuales fueron influenciadas por aquellas de la carafe original, una ánfora metálica que data de finales del siglo XIX. Fabricada en vidrio en 1874, que cedió el paso al cristal bañado en oro de 24 quilates en 1936. La mezcla única evoca notas de cata y aromas de mirra, miel, siempreviva, ciruela, madreselva, corteza de madera, cuero y frutas de la pasión.

Sus dos ediciones especiales LOUIS XIII Black Pearl y LOUIS XIII Rare Cask lo hacen uno de los destilados más codiciados. Así es esta bebida de reyes para paladares exigentes. Salud.