KATE WINSLET. ROSA INGLESA

Después de Titanic, Kate Winslet le demostró al mundo que sí sabe actur. La ganadora de un Oscar cumple 40 años y se ve mejor que nunca. Pero, ¿cuál es su secreto? Te lo contamos.

Kate Winslet conquistó al mundo como “Rose” en 1997, cuando fue protagonista de Titanic al lado de Leonardo di Caprio; en ese entonces nadie sabía que ella se convertiría en una fantástica actriz y que en 2008 ganaría un Óscar por su papel en The Reader. La admiramos pues porta orgullosa sus curvas, es femenina, no sufre por las arrugas y se saca partido sin pretender ser delgada o perfecta. Ella es, junto con Penélope Cruz, Lupita N’yongo y Julia Roberts, embajadora de Lancôme e imagen de Visionnaire, una de las líneas más exitosas de la casa francesa de belleza, cuyo lanzamiento más reciente, LR 2412 4% – Cx Advanced Skin Corrector ha sido un éxito, un producto del que la actriz se confiesa fan.

Le preguntamos a Winslet qué pensaba acerca de la evolución de Lancôme a lo largo de los años, y si esta le sorprendía: “Sí, todavía me sorprende. Pienso que es porque el equipo creativo ha estado siempre dedicado a mantener la marca viva, fresca y nueva, a pesar de que la empresa tiene cerca de 80 años. Nunca lo imaginarías, por lo moderna que se siente y por el tono de la marca. Ser embajadora de la compañía junto con otras tres poderosas actrices es, probablemente, la sorpresa más grande”. Ella define a Lancôme con cuatro palabras (en realidad le pedimos que lo hiciera con tres). “¿Tres palabras? ¿Y si uso cuatro? La belleza es actitud”.

Kate domina el arte de convivir con la cámara, empezó su carrera muy joven y a los 20 años el mundo la volvió a ver en Sense and Sensibility, pero muy pocas veces ha filmado comerciales para televisión. Le cuestionamos qué tal era filmar un anuncio de cuidado de la piel y cómo se preparaba para lograr una piel perfecta. “¡Es divertido filmar un comercial de cuidado de la piel! A veces hace que me haga consciente porque no estoy actuando ningún papel; es raro ser yo misma y tener que verme tan bien. Acerca de la preparación, me aseguro de haber dormido bien, para no verme cansada, lo cual no es fácil cuando tienes un bebé de poco más de un año”. Se refiere a Bear, el hijo que tiene con su esposo Ned Rocknroll -quien es sobrino de Richard Branson-, de hecho este es el tercer matrimonio de la actriz, pues estuvo casada con el director de cine Jim Threapleton, padre de su hija Mía, y posteriormente, se casó con el también director Sam Mendes, de quien se divorció en 2011 y con quien tuvo a Joe, de once años.

Filmó el anuncio con el equipo de Lancôme, lo que le llevó a experimentar nuevas formas de trabajo. “Fue la primera vez que filmé con Mert Alas y Marcus Piggott. La experiencia fue muy diferente a casi todas las filmaciones que he hecho; ellos usan luces muy específicas, lo que significa que las posiciones del cuerpo necesitan ser muy precisas, pero ellos son muy talentosos y sumamente divertidos”.

Al final, bombardeamos a Kate con un “retrato chino de la belleza”: si la belleza fuera un color, ¿cuál sería? “Morado pálido”; ¿y si fuera un material? “Sería el satín”. ¿Si la belleza fuera una fruta? “Sería un coco, ¡su agua es buena para ti!”; ¿y si fuera un sentimiento? “Alegría, por supuesto”

 

Cuestionario Proust

¿La última película que adoraste?: ¡Frozen! ¿Qué hizo que quisiera ser actriz? No sé, solo lo hice. ¿Tu lugar favorito para pensar?: Los trenes. ¿Lugar al que quieres viajar?: Los Fiordos, en Noruega.¿Y tu rincón oculto favorito? ¡No lo voy a decir! ¿A qué no renunciarías nunca? No tengo nada a lo que no podría renunciar. ¿Qué haces para relejarte? Cocino. ¿Pasas mucho tiempo en casa? Sí, mucho. Además de hacer cine, ¿con qué sueñas? Con escalar montañas.