JUAN GARAIZABAL, EL ARTISTA MONUMENTAL

“Para aproximarse a mi arte no hay que ser particularmente erudito, pero el roce con él genera impulsos de atracar las bibliotecas”.

Juan Garaizabal es conocido internacionalmente por sus esculturas públicas monumentales. Su proyecto artístico Memorias Urbanas (Urban Memories) recupera con estructuras escultóricas y luz elementos arquitectónicos desaparecidos, llenando vacíos urbanos históricamente significativos. Se trata de devolver a algunas ciudades historias extraordinarias que permanecen ocultas por el simple paso del tiempo.

Su proceso creativo se va plasmando en series de dibujos, bocetos y, sobre todo, esculturas de diferentes escalas que va produciendo en sus estudios de Berlín y de Madrid. Realiza con sus manos la práctica totalidad de sus obras, empleando técnicas de forja de hierro y acero, iluminación, carpintería, albañilería y materiales plásticos. La mayor parte de esta obra, que incluye desde los formatos más pequeños hasta piezas monumentales de exterior, termina en manos de coleccionistas privados e institucionales, estando presente en las principales ferias internacionales de la mano de su galería de referencia: Álvaro Alcázar. La horquilla de los precios de sus obras es enorme, desde los 2.000 USD a los 200.000 USD.

Garaizabal es un artista madrileño con vocación cada vez más internacional. Tras diversos proyectos de enorme resonancia en Europa –es autor, entre otros, del monumento permanente Memoria Urbana Berlín, de 31 metros de altura- cada vez, tienen más peso los proyectos en América, tanto del norte como del sur. Por ello, el siguiente paso será abrir un estudio en Nueva York y compatibilizarlo con los talleres en estos momentos consolidados de Berlín y Madrid. Su discurso propio, su lenguaje identificable y su ámbito de trabajo, unidos al fuerte debate que genera en las ciudades donde interviene hacen de él un artista global de enorme potencial.

La crítica e historiadora del arte neoyorkina Barbara Rose, que ya comisarió el proyecto de Garaizabal, Memoria del Giardino, colateral a la 55 Bienal de Venecia, prepara una monografía sobre su trabajo que verá la luz próximamente.

MÁS INFORMACIÓN