ENSEÑANDO LA ROPA INTERIOR

Las prendas íntimas a través de la historia también son un reflejo de la época en que se usaba. Moda, funcionalidad, transgresión, cultura… Todo se expresaba a través de cómo vestía la humanidad por debajo de la ropa. Victoria & Albert Museum sabe la trascendencia de estos trapos íntimos y por eso le ha dedicado una exposición que se inauguró el 16 de abril en Londres. Se titula Desnudos: una breve historia de la ropa interior y se podrá ver hasta febrero de 2017.

La muestra es un paseo por la historia de este outfit en clave femenina y masculina desde el siglo XVIII hasta hoy. Enseña 200 ejemplos de cómo ha cambiado el uso y diseño de estas prendas. Y por supuesto invita a una reflexión sobre “género, sexo y moralidad, higiene, salud y diseño”, según explica Edwina Ehrman, organizadora de la exhibición. En total, ropa interior de más de dos siglos que hablan de la estética y funcionalidad en evolución constante. Desde el uso del corsé masculino a mediados del siglo XIX con una pieza de 1842 diseñado para la boda de un hombre, a un estudio sobre la importancia de ajustar correctamente estos rígidos artilugios desde la década de los 50 hasta hoy. También se pueden ver dos calzoncillos diseñados por el ex futbolista David Beckham para H&M en 2012. Tampoco falta la oda al típico slip Y-Front.

Junto a la ropa, también se pueden ver campañas de publicidad para hombres, como las de Calvin Klein o La Perla y Agent Provocateur, con un evidente enfoque sexualizado. No pueden faltar las referencias a modelos excéntricos y llamativos. Piezas excepcionales como prendas unisex, calzoncillos térmicos de los años 70 firmados por Brynje of Norway o estampados fuera de lo común salidos de la cabeza de creadores como Paul Smith, Dada o Wolsey. Ni más ni menos que la provocación como semilla creativa.