EL RELOJ MÁS COMPLICADO DEL MUNDO

Vacheron Constantin es la manufactura relojera más antigua del mundo con una producción ininterrumpida desde su nacimiento, hace más de 260 años. El día 17 septiembre de 1755, en Ginebra, se funda Vacheron Constantin cuando un joven relojero decide acoger un aprendiz al que formar y transmitir todo su saber hacer. Este hecho marcará la historia de la Manufactura a lo largo de los siglos. Desde su nacimiento, se continúa diseñando, desarrollando y produciendo relojes excepcionales fieles a tres aspectos fundamentales de la marca: perfecto dominio de las técnicas, estética inspirada y harmoniosa, y un alto nivel de acabado.

Muestra de este compromiso con la excelencia relojera es la relación que la Casa mantiene con el prestigioso Punzón de Ginebra, sometiendo a sus relojes a escritos controles de calidad. Se trata de un sello que garantiza la procedencia, precisión, durabilidad y saber hacer relojero. En 2016, todos los relojes Vacheron Constantin ostentan este sello de calidad.

No podría ser otra marca la creadora del reloj más complicado del mundo. Lo han llamado: Ref. 57260. Una pieza única y una obra maestra de la alta relojería. Doble esfera y un nivel de complicación y de innovación técnica inimaginable hasta ahora. Ocho años han tardado en concebir esta pieza única que consta de 57 complicaciones y 2800 componentes. Tres han sido los maestros relojeros de la Maison que han participado en este proceso. Elaborado conforme a los principios clásicos de la relojería en combinación magistral con técnicas vanguardistas.

Esta magnífica pieza es única. Fue encargada por un cliente que prefiere, lógicamente, mantenerse en el más absoluto anonimato. Afortunadamente y para deleite de unos pocos, la pieza pudo verse en exclusiva en SIAR y como no podía haber sido de otro modo recibió un merecido premio al Reloj Gran Complicación.