EL LUJO PER SE, LO EXCLUSIVO

PHOTO BY ELISABETH HAHN

El lujo, es por definición lo exclusivo. Aun siendo exclusivo, el mercado mundial de productos de lujo personal alcanzó unas cifras exorbitantes 224 mil millones de euros en ingresos, con un aumento del 3% en el 2014 según la consultora Bain & Co.

¿Quién en es cliente del mundo del lujo?

Quien pueda pagar y quiera pagar esos precios por un producto o servicio exclusivo. Hay varias tipologías de clientes. Los consumidores tradicionales, la aristocracia y clase alta, son los llamados connaiseurs; los nuevos ricos (procedentes de la clase alta y media-alta) son ávidos consumidores. Los Millennials (nacidos entre 1980 y 2000) con un alto poder adquisitivo son una nueva tipología. Hay 1.300 millones de Millennials en todo el mundo (el 27% de la población) y 8 millones en España. Los Millennials han crecido en la era digital y apuestan fundamentalmente por este canal a la hora de realizar sus compras. Por último, un grupo muy numeroso y en aumento, los “excursionistas del lujo”, consumidores ocasionales de lujo.

¿Dónde gasta más este tipo de cliente?

En accesorios, en el 2014, las ventas de accesorios crecieron un 4% (más que ninguna otra categoría) hasta suponer el 29% del total del mercado del lujo. Después de los accesorios, la ropa ocupa el segundo lugar por volumen de gasto (el 25% del total) y la alta joyería y relojería el tercero (22%).

¿Quién domina este sector?

Sobre todo dominan cinco grandes grupos:

LVMH, el imperio presidido por Bernard Arnault que agrupa marcas como Louis Vuitton, Loewe, TAG Heuer y Moët & Chandon, y que alcanzó una capitalización bursátil de 83.940 millones de euros en el primer trimestre del 2015. Richemont, (Cartier, Van Cleef & Arpels, Montblanc etc) en segundo lugar con 44.067 millones. Hermés (31.827 millones).Luxottica (27.580 millones) Principal productor de gafas del mundo. Kering (23.653 millones) antes PPR (Pinaud – Printemps – Redoute) cuyo CEO es François Pinault marido de Salma Hayek.

¿Cuáles son las tendencias?

El crecimiento del e-commerce, que se ha multiplicado por 12 en los últimos 11 años, y según las previsiones crecerá un 74%, las marcas deberán apostar por innovadoras estrategias en el sector digital.Otra de las tendencias al alza es el turismo, principal motor actualmente de este sector ya que representa alrededor del 50% del gasto total en esta industria. Turismo que podemos englobar en el lujo de la experiencia, viajes de lujo, experiencias gastronómicas, wellness, hoteles y restaurantes de lujo, clubs de fitness exclusivos etc.

La publicidad en el mundo del lujo juega en estos tres terrenos: la autenticidad de la marca, la excepcionalidad y la experiencia en la que el consumidor se reconoce e identifica. Es por ello que un articulo de lujo se concibe, se fabrica y se publicita de manera diferente a cualquier otro producto de gran consumo.Todo, en un artículo de lujo ha de ser diferencial, elitista, exclusivo. Desde su diseño a su publicidad, el producto tiene que estar dotado de una personalidad sofisticada que proporcione satisfacción emocional y estatus a su poseedor.

El lujo nos hace ser únicos y diferentes cuando disfrutamos de él, no obstante cada persona disfruta de su propio lujo porque las experiencias son inherentes a su persona. Desde los que disfrutan con un viaje exclusivo en primera clase, a los que disfrutan con una cena para dos en su restaurante favorito. Todo es lujo, se mire bajo el prisma personal que se mire.

El lujo, al fin y al cabo, es como cada persona lo perciba, lo experimente y lo disfrute.