CAZANDO ATARDECERES

Situada en África oriental, Tanzania se asoma al océano Índico donde, a corta distancia del continente, se encuentran bellas islas bajo su soberanía, entre ellas Zanzíbar, Pemba y Mafia.

Hay tres lagos (uno de ellos el Victoria, de 43.173 km², el tercero más extenso del mundo después del mar Caspio y el lago Superior), los lagos Natron, Eyasi y Manyara  separan la cadena de montañas del norte, dominada por el Kilimanjaro, – la montaña más alta de África- cerca de la frontera con Kenia. En la zona podemos encontrar numerosos volcanes pero solo uno de ellos sigue en activo: Oi Onyo Legaï

En la región de Arusha que está en el norte de Tanzania, podemos ver los restos del cráter del Ngorongoro. Formado hace 2.500 millones de años, se ha hecho famoso por la amplitud de su diámetro de 20 km y su superficie alrededor de los 300 km². Es un paraíso natural, donde las condiciones climáticas permiten a los animales habitar durante todo el año, desde los hipopótamos hasta los flamencos rosas que habitan en el cercano lago Makat.

Tanzania tiene pocos ríos permanentes, aunque pocos saben que en su territorio nace el Nilo y lo surcan el Congo y el Zambeze. En el sur del país se encuentra la cuenca del río Ráfaga, con más de 98.166 km².

Tanzania es el país de los safaris por excelencia. Sabanas, selvas, praderas, montañas, playas y manglares… Abundante fauna salvaje, playas idílicas, el Kilimanjaro nevado, ruinas cubiertas de musgo, gente amable, culturas fascinantes y los mejores atardeceres del mundo.